El rey del living.

Esquinero-London_nuevo1

A la hora de armar un living, indudablemente, todo pasa por dónde estará ubicado, qué combina con su color o forma, qué accesorio le podemos agregar, etc. ¿De quién estamos hablando? DEL SILLÓN.

Así, en mayúsculas. Porque todo living tiene uno, porque es indispensable a la hora de idear en nuestra mente el living ideal. Pero para encontrar el perfecto para cada uno, hay muchos factores a tener en cuenta. Hay que saber si va a ser solo de decoración y tendrá poco uso, si en cambio será utilizado para dormir siestas, comer, o como centro en reuniones familiares y de amigos.

Tamaño.

Lo primordial a la hora de elegir un sillón, es tener en claro el espacio que tenemos para él. Hay infinidad de medidas y formas, por eso hay que tomar las medidas del espacio en el que planeamos colocarlo, tener en cuenta si hay una columna en el medio o si queremos que encaje en algún hueco específico. Es fundamental saber el espacio disponible, no sea cosa que nos llegue el sillón y no entre o quede chico.

Para los que no la tienen tan clara con el diseño interior, con llevar un plano del espacio general con las medidas, va a ayudar al vendedor a que les aconseje lo mejor para ustedes.

Tapizado.

Hay miles de opciones de telas y colores. Lo importante es ser funcional y pensar en el uso que se le dará. Por ejemplo, si tenemos chicos en la casa, lo más práctico sería elegir un tapizado sencillo de limpiar y quitar las manchas. Lo mismo sucede si en la casa hay mascotas, hay que pensar en un material que se puedan quitar con facilidad los pelos que desprenden.

Algunas de las opciones más utilizadas actualmente son el eco cuero, el chenille y la pana.

Relleno.

Si desde el principio el relleno es muy blando, es probable que vaya ablandándose aun más con el uso y deje de ser tan cómodo. Lo mejor es elegir un relleno más rígido, que sea más resistente y duradero. La espuma de alta densidad se caracteriza por brindar comodidad y ser de larga duración.

Se aconseja que si al sentarse la cadera no quede muy por debajo de la altura de las rodillas, ya que dificultará poder levantarse e irá generando con el tiempo molestias en la espalda.

Personalizalo.

Es importante darle el toque propio antes de decir tarea cumplida. Podemos jugarnos y elegir un color de tapizado estridente y chillón si creemos que puede quedar bien. También podemos ir por un color neutro como blanco, gris o beige, y sumarle almohadones en la gama de colores del resto de los elementos que conformen nuestro living, o con frases o diseños originales.

Encontrá algunos de los modelos que Compunera tiene para vos ingresando en el siguiente link: http://goo.gl/ayPVix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *