El fenómeno Angry Birds

Angry-birds

Para cualquier analista inmerso en la temática, es fácilmente visible que el video juego de Angry Birds ciertamente rompió el molde.

Rovio, es una desarrolladora de videojuegos y compañía de entretenimiento finlandesa que ha vendido más de 12 millones de unidades de este producto. Se puede decir que tuvo suerte con Angry Birds, encontrando un buen groove como un juego adictivo.

Poco a poco, Angry Birds se fue convirtiendo en una marca y está teniendo éxito. Se pueden comprar camisetas, muñecos, peluches y hasta almohadas!. Habiendo conseguido más de $ 3 millones en ventas.

En Compunera podes conseguir el MP3 de los “pájaros enojados”. Escuchá tu música favorita pero con el estilo que sólo Angry Birds te puede dar! Esta oferta te acerca el espectacular MP3 de 2GB de capacidad, con conexión USB y audífonos caracterizados de los pájaros enojados.

Zona gamer: dispositivos móviles

juegos

De acuerdo con un estudio realizado por ParksAssociates.com, la gente se está transformando en “jugadores”. Según el informe, 135 millones de personas juegan al menos una hora al mes.

El estudio revela que los nuevos jugadores prefieren divertirse en las redes sociales como Facebook. Esto se ha convertido en una de las razones del incremento de la población de jugadores desde 2008.

Además, los juegos están teniendo cada vez mayor impacto en los dispositivos móviles, como teléfonos inteligentes, mp4 y mp5. Con juegos como Angry Birds y Temple Run, el juego móvil es tan adictivo como en cualquier otra plataforma, y los resultados no mienten.

Desde la introducción de otros dispositivos, el potencial de la movilidad explotó. Por ejemplo las Tablets, que tienen la capacidad de soportar aplicaciones, herramientas y juegos.

Otro dispositivo elegido por los jugadores es el MP5,  que tiene todas esas funciones para acabar con el aburrimiento: además de jugar, se pueden ver videos, sacar fotos con la cámara incorporada, capacidad para miles de canciones, escuchar radio FM, leer un E-Book y mucho más!